90 años sin parar. Varias generaciones, gente que va y que viene, frustraciones, alegrías, recompensas, sorpresas. Es imposible resumir 9 décadas de trabajo, porque Construcciones Ramírez es mucho más que una empresa constructora. Es familia, cariño, dedicación y esfuerzo. Es visión, es pasión. Somos personas que desde 1923 exigen lo mejor y que no se anclan en el presente: nuestro mejor yo aparece cuando pensamos en el futuro. Y es así como seguimos aquí 90 años después, siendo valientes, dando lo mejor que tenemos, sin tener miedo a imaginar un futuro -mucho- mejor.